Internet en manos de una niña india de 10 años

Durante ayer y hoy la Conferencia de Ciberespacio de Londres reúne a expertos de internet todo el mundo. En el arranque de la sesión vespertina, David Cameron compareció por sorpresa; no se le esperaba pero probablemente la caída del cartel de Hillary Clinton por el fallecimiento de su madre y su sustitución por el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, obligó al primer ministro a hacer acto de presencia. Hablar de Relaciones Internacionales sin reservar en el dibujo un espacio para internet ya no es posible. El ciberespacio se ha convertido en un catalizador de cambio, en una herramienta al servicio de todos: activistas y hackactivistas, revolucionarios, servicios secretos, empresarios, ciudadanos, terroristas… Todos.

En ese contexto, los Gobiernos juegan un papel esencial y durante la jornada de ayer todos coincidieron en que la libertad de expresión y la apertura de internet deben prevalecer sobre el intervencionismo estatal. Sin embargo, y el discurso bipolar de Cameron así lo evidenció, los Gobiernos no están dispuestos a perder el control. Los hay que censuran abiertamente, bloqueando contenido y servicios de internet a sus ciudadanos, como es el caso de China o Irán; pero también quienes lo hacen de un modo más velado y, si bien no censuran, sí vigilan, controlan y, en casos excepcionales, se mueven en las arenas movedizas del apagón de internet. De hecho, el mismo Cameron que ayer hablaba de libertad y de una internet abierta es el mismo que durante el mes de agosto desconectó servicios de internet para aplacar las revueltas sociales que asolaron el país.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario