El precio que pagó una trabajadora por tratar de poner coto a Facebook

 


Corría septiembre de 2020 –dos meses antes de las elecciones presidenciales en EEUU-cuando el mundo supo de Sophie Zhang, una científica de datos que trabajaba en Facebook. Como en la película Jerry Maguire (1996), protagonizada por Tom Cruise, la redacción de un memorando interno le costó su trabajo. BuzzFeed News se haría eco de una versión abreviada de aquellas cerca de 8.000 palabras que marcarían un punto de inflexión en la red social, revelando la capacidad de manipulación política que ofrecía en todo el mundo.

Tú dices Franco, yo digo ETA

La Ley de Memoria Histórica y Democrática de Euskadi levantó ayer unas cuantas ampollas y, como siempre, en la derecha, que continúa presentando cierto complejo a la hora de condenar el franquismo. Que el Gobierno de Íñigo Urkullu pretenda sancionar la exaltación franquista o la destrucción de fosas comunes parece irritar en algunos círculos que, para evitar exponer abiertamente su nostalgia por tiempos pasados resucita el fantasma de ETA... cómo no, un clásico de la derecha.

Seguir leyendo...

¿Se quiere marcar el emérito un Pinochet?

Las revelaciones sobre los tejemanejes millonarios del rey emérito cada vez adquieren una mayor dimensión, sólo comparable con el estupor de la sociedad española ante la inacción de nuestra Justicia. Al tiempo que tanto desde la Agencia Tributaria como de nuestra sistema judicial se arrastra los pies para juzgar de una vez por todas a Juan Carlos de Borbón -que inexplicablemente continúa ostentando el cargo de rey emérito-, la justicia británica podría adelantarse y juzgarlo tras las denuncias por acoso de Corinna Larsen, lo que todavía sería más humillante para nuestro poder judicial, cada vez más cuestionado.

Seguir leyendo...

Vox va de farol

Vox ha dado por rotas sus relaciones con el PP. El mesianismo pueril que mantiene el partido de extrema-derecha con Santiago Abascal ha terminado por hacerle insoportable que en Ceuta se plasme en papel lo que es un clamor popular en buena parte de España: Abascal es 'persona non grata', especialmente si actúa como habitualmente hace: crispando, dividiendo y sembrando odio en la sociedad.

Seguir leyendo...

La disidencia cubana pide democracia con los amigos de la dictadura franquista

Reclamar democracia cuando se tiene por compañeros de viaje a quienes atentan contra ella y de manera visible ensalzan la dictadura franquista nunca es buena señal. Hacen que cualquier demanda democrática que se realice se ponga en duda, se cuestione cuál es la meta que se persigue. Eso es, precisamente, lo que le ha sucedido a la disidencia cubana en Madrid, que abraza encantada a los líderes de PP y Vox.

Seguir leyendo...

Pegasus, el escándalo de ciberespionaje en el que Rusia no es noticia... o sí

 


El escándalo de Pegasus, el software espía utilizado para intervenir las comunicaciones de periodistas, activistas, políticos y opositores por países en los que el respeto por los Derechos Humanos (DDHH) está más que cuestionado, ha convulsionado a la opinión pública menos de lo que lo habría hecho hace unos años. Tras el caso Snowden, que dejó al descubierto el espionaje a la ciudadanía por parte de la NSA de EEUU en colaboración con algunas de las grandes tecnológicas, pareciera que la sociedad está curada de espantos, pero los hechos son extremadamente graves.

Entre la lista de clientes de este software Pegasus, producido por la compañía israelí NSO Group y del que en este espacio ya habíamos venido advirtiendo, aparecen gobiernos como los de Arabia Saudí, Azerbaiyán, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Hungría, India, Kazajistán, Marruecos, México, Ruanda y Togo y llama poderosamente la atención la ausencia de Rusia.

Desde NSO Group siempre han justificado su negocio afirmando que no comercializan su software espía a empresas o individuos, únicamente lo venden a gobiernos, dejando la pelota en su tejado sobre el uso ético/legal de la aplicación. En este sentido, la relación entre Rusia e Israel siempre ha sido más que cordial -salvo aguna tensión por la guerra de Siria- por lo que cabría pensar que Moscú podría ser un buen cliente de NSO Group. A pesar de ello, Rusia no ha aparecido en ninguno de los listados de usuarios de Pegasus, cuando le llueven a menudo las acusaciones por parte del FBI de estar detrás de buena parte de los ataques cibernéticos.

En realidad y con la larga lista de actuaciones de dudosa legalidad con periodistas, activistas u opositores, no se debe a que Rusia quede exenta de estas malas prácticas, solo que no emplearía Pegasus para ello. La explicación es sencilla, podría decirse que Rusia es más productora y vendedora que compradora de software espía.

Hace ya casi una década que un proyecto conjunto desarrollado por la ONG británica Privacy International, Canadian Citizen Lab y Agentura.Ru publicó las conclusiones de su investigación Estado de vigilancia de Rusia. Entre las más llamativas destacaba que en Rusia se mantiene una máxima: su gobierno no importa ningún tipo de software espía extranjero. ¿Para qué comprarlo fuera cuando tiene capacidad de desarrollarlo internamente? Esa es su práctica habitual, aunque podemos encontrar algunas excepciones, como cuando en 2015 Rusia apareció en la lista de clientes de otro escándalo de espionaje, el de la italiana Hacking Team, de la que el gobierno de España, con Jorge Fernández Díaz (PP) de ministro del Interior, fue también cliente.

Moscú tiene una larga tradición de tecnología punta de espionaje, como demuestra la famosa anécdota del Great Seal, el regalo de un escudo de EEUU tallado en madera con escucha oculta entregado al embajador de EEUU W. Averell Harriman, que sirvió para espiar durante siete años (1945-1952) a los diplomáticos que iban pasando por la embajada de Moscú.

El software espía ruso, como su SORM para interceptar comunicaciones (tanto de telefonía como digitales) se utilizan por países de Asia Central, Oriente Medio y Sudamérica. Se trata de un software desarrollado a mediados de los años 80 por un instituto de investigación de la KGB que, desde entonces, se ha ido actualizado adaptándolo al nuevo entorno móvil y digital en el marco de las tecnologías DPI (Deep Packet Inspection), capaces de monitorizar el tráfico de Internet, así como leer, copiar o incluso modificar correos electrónicos y páginas web. Además, según investigaciones de Argentura.ru, el Ministerio del Interior, el Servicio Federal de Prisiones y la Agencia Federal Antidrogas rusos han ido desarrollando sus propios sistemas SORM. En este ámbito sí se reveló la colaboración rusa-israelí, pero no de compra-venta sino como socios tecnológicos.

Además, a estas actualizaciones también se suman otros los avances tecnológicos y, de hecho, buena parte del  software de reconocimiento fácil más sofisticado del mundo es ruso, como el de la compañía NtechLab que, según han denunciado numerosos expertos, se emplea masivamente contra los manifestantes –algo, por otro lado, que también se ha hecho en EEUU o la UE-.

Sin embargo, el recelo de Rusia de comprar software espía en el extranjero no viene motivado únicamente por su capacidad productora, sino también por su extremada precaución de no meter en casa código desarrollado fuera de la casa. Desde el Servicio Federal de Seguridad (FSB, sucesor de la KGB) mantienen la norma de sospechar que cualquiera de las empresas que desarrollan este tipo de aplicaciones son estrechas colaboradoras de sus gobiernos y que, por tanto y como suele decirse en el lenguaje del gremio, ese software trae bicho, esto es, que quien utiliza ese software espía es a su vez espiado.

El modus operandi de Pegasus viene a justificar estas sospechas, para algunos paranoias, puesto que en muchos casos, la nube en la que se procesan los datos de espionaje no pertenece a las agencias de inteligencia que han comprado el software, sino que los servidores son de la propia NSO Group, lo que amplía los riesgos de filtraciones interesadas. Encendidas todas las luces de alarma, Amazon Web Services (AWS) acaba de anunciar que cierra toda su infraestructura cloud y cuentas vinculadas a la empresa israelí.

Lo negaron pero está aquí: la discriminación en QR

Las vacunas se han convertido en el mejor remedio contra la pandemia. Dicen los expertos que no vacunarse no plantea la duda sobre si se producirá o no el contagio, sino sobre cuándo, porque éste es seguro. A pesar de ello, la vacunación es voluntaria y, como tal, hay un porcentaje de población que opta por no vacunarse, unos por ser antivacunas, otros negacionistas y otros por desear vacunarse pero estar muy preocupados por la incertidumbre -que nadie puede resolver- sobre los efectos secundarios de la vacuna a largo plazo. Todas ellas, así como quienes por edad aún no han podido optar a sus dosis se verán a partir de ahora discriminados en el acceso a ciertos servicios.

Seguir leyendo...

Caso Altsasu, ¿otro patinazo de nuestro Estado de Derecho?

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) podría volver a sacar los colores a la Justicia española, afeándole cómo le ciega cierto revanchismo. Ya sucedió con Otegi, cuando el TEDH condenó a España por no haberle dado un juicio justo, algo que con la cabeza gacha tuvo que admitir el Tribunal Supremo, acordando repetir el proceso. Ahora puede ser el turno para los jóvenes de Altsasu, que han visto cómo Estrasburgo ha admitido a trámite al menos dos recursos con los que denuncian  la vulneración del derecho a contar con un juez imparcial y la denegación de pruebas durante el proceso.  La historia puede haberse repetido. En caso de confirmarse, ¿qué consecuencias habrá para quien haya cometido tamaña tropelía? Ya les avanzo yo: tanta como repercursión ha tenido esta noticia en la prensa que tachó de terroristas a los condenados.

Seguir leyendo...

Pilar, la matriarca de todas y todos

El pasado fin de semana fallecía Pilar Bardem, dejándonos ese vacío, sonando ese crujido interior de que algo se quiebra. Celebramos quien fue, lo que representó y lo que contribuyó a que seamos quienes somos; celebramos que trascienda a la muerte y que continúe estando presente entre quienes la admiramos y respetamos y entre quienes trataron en vano de orillarla, porque la presencia de la Bardem -título de sus memorias- se sentía antes, incluso, de que entrara por la puerta, y continúa sintiéndose.

Seguir leyendo...

Arrimadas sueña y Ciudadanos no despierta

Ciudadanos (Cs) lucha contra la irrelevancia, pero ésta continúa pasándole por encima. Se percibe, incluso, en la pobre cobertura que ha tenido su convención, la de la supervivencia, la que su lideresa Inés Arrimadas ha querido mostrar como la de la "convicción en lo que somos" y, en realidad, se ha aparecido como la del clavo ardiendo, la respiración asistida, el partido zombi.

Seguir leyendo...