El 'boom' de las webs de chivatazos


Las páginas web de chivatazos están creciendo como setas en los últimos tiempos, en la mayoría de los casos siguiendo el modelo de WikiLeaks. Blowing the Whistle, Expose Facts o, incluso, la veterana ONG Public Concern at Work son solo algunas de conforman este movimiento. La principal diferencia respecto a la web que arrancó Julian Assange es que ésta se basaba fundamentalmente en filtraciones realizadas desde el Departamento de Estado de EEUU, mientras que el resto tratan de tocar a toda la sociedad civil.

Lo que evidencia esta explosión de sitios para soplones (en el buen sentido de la palabra) es la poca fe que tiene la ciudadanía, no sólo en sus Gobiernos, sino en su propia Justicia, teniendo que recurrir a la publicidad a niveles tan desproporcionados que sea imposible negar la necesidad de llevar a cabo una investigación oficial y sentar en el banquillo a quien corresponda.

Obviamente, estas webs de chivatazos tienen sus limitaciones. Teniendo siempre presente que cualquier filtración ha de ser contrastada, lo que sin duda es un obstáculo a salvar es que en muchos casos, incluso para los periodistas, la identidad de la fuente es opaca, totalmente anónima. En este sentido, el anonimato es un arma de doble filo pues si bien es verdad que blinda aún más la seguridad de la fuente, no es menos cierto que el periodista pierde la oportunidad de contactar para poder conocer las motivaciones del chivatazo o cómo se obtuvo la información.

Uno de los últimos en sumarse a esta tendencia ha sido México y su MéxicoLeaks, que se autodefine como “una plataforma independiente de denuncia ciudadana y transparencia, al servicio de la sociedad mexicana para revelar información de interés público”. La iniciativa surgió desde el grupo Free Press Unlimited, afincado en Amsterdam. Soportando la iniciativa se encuentran, además de diversas organizaciones, los prestigiosos medios de comunicación alternativos Animal Político, emeequis, Másde131, Periodistas de a pie y Proceso.

El espíritu que hay detrás de Méxicoleaks es el mismo que existe en el resto de plataformas de este tipo, es decir, poder revelar información de manera anónima para salvaguardar la seguridad del soplón y hacerlo, además, directamente a los medios de comunicación que se harán cargo de contrastar, verificar y amplificar los datos en un ejercicio de transparencia que los Gobiernos no quieren asumir. En última instancia, no sólo se trata de conseguir que la repercusión mediática sea grande, sino también la civil y la legal.

El anonimato de las fuentes no sólo se garantiza por el secreto periodístico por el que los periodistas estamos obligados a no revelar nuestras fuentes cuando así lo requieran las circunstancias, sino por la misma tecnología que hay en MéxicoLeaks. Precisamente por este motivo es vital seguir paso a paso todo el proceso, pues de otro modo sería posible seguir el rastro el origen de la información. Algo que en un país como México, con sus elevadas tasa de asesinatos a manos de los cárteles de la droga, es esencial. Precisamente con este propósito, la plataforma se basa en el software de Global Leaks, que a su vez se apoya en gran parte en la tecnología de encriptación de Tor.

Las filtraciones en España

En España, lo más parecido que tenemos es el BuzónX, que nació auspiciado por Xnet, la formación política Partido X y 15MpaRato. Se trata de un espacio a través del cual los ciudadanos pueden denunciar casos de corrupción en las más diversas instituciones, tanto públicas como privadas. Para el desarrollo de esta iniciativa, el Partido X ha contado con el apoyo de la Associated Whistleblower Press (AWP), la organización sin ánimo de lucro que desde Bélgica combate la corrupción y las violaciones de Derechos Humanos (DDHH).

Desde el pasado mes de septiembre está a disposición de cualquiera que desee enviar pruebas sobre corrupción de un modo seguro. De cara a las próximas elecciones del 24 de mayo, por ejemplo, cuenta con una campaña específica bautizada como 'Alcaldes Caciques'.

Paralelamente, la otra iniciativa para chivatazos sobre corrupción en España es filtrala.org, en la que también participa la AWP y que, mediante un sistema de código abierto garantiza el envío y recepción de ficheros de manera anónima a través de Internet. Para ello utiliza una clave PGP (Pretty Good Privacy), que combina la criptografía simétrica y asimétrica que, además de favorecer la privacidad y confidencialidad de la información, también proporciona el no repudio de la misma, así como la no suplantación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario