El mercado de fichajes electoral

El fútbol y la política cada vez tienen más cosas en común en España. En ambos casos, el español actúa como un hincha, defendiendo los colores de su equipo/partido por encima de todo, culpando siempre a terceros de los malos resultados cosechados, ya sea al árbitro, al equipo contrario o al estado del campo. Y ahora, también, tienen en común que antes del inicio de la liga, ambos abren el mercado de fichajes.

Parece lógico, incluso recomendable, que los partidos intenten atraer talento, traten de integrar en sus filas a quienes consideran que puede contribuir positivamente a la confección de su programa o la ejecución del mismo. En definitiva, al que consideren que aporta valor.

Una cosa bien distinta es cuando se ficha a alguien por los votos que puede traer consigo, aporte o no valor, entre o no en contradicción con los principios programáticos del partido. En esos casos, es cuando aparece el espíritu del hincha que aprovechan las formaciones políticas: aunque mi partido fiche a alguien que no sea de mi agrado porque entra en contradicción programática, miro para otro lado porque sigo defendiendo mis colores.
Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario