De jóvenes y contenedores

Seguir la actualidad de España desde Londres es sencillo con esto de las nuevas tecnologías, pero desalentador, mucho más que cuando uno se encuentra en el mismo espacio físico. Hoy, sin ir más lejos, sabía de una manifestación en Madrid convocada por el sindicato de Estudiantes para protestar contra la reforma laboral y los recortes en Educación. Pues bien, no saben lo que me ha costado encontrar la noticia, de hecho, la mayoría de los diarios ni la recogen.

Y es que, después de vivir en Londres las masivas manifestaciones que aquí se producen, a uno se le cae el alma a los pies al ver perplejo la pasividad de los jóvenes españoles. Y ni siquiera aplaudir a esos 2.000 valientes que han salido hoy a la calle -según el sindicato, porque según la Policía fueron 700- me consuela. Más bien al contrario. Acudí, esperanzado, a los medios a buscar una gran manifestación, que me pusiera en mi sitio, que me bajara los humos, esos que tantas veces me han llevado a lamentar el conformismo de la juventud, pero nada. Ni siquiera puede decir que fuera predecible, porque aún en el peor de mis pronósticos la cifra esperada habría superado esos 2.000 estudiantes.

Justo el mismo día que sabemos que en 2010 las empresas españolas aumentaron su beneficio -ojo, no digo facturación, digo BENEFICIO- y, a pesar de ello, recortaron sus plantillas un 1,8% de media. Si no fuera porque aquí no hay, salía a la calle y quemaba un contenedor de basura, oiga. Como lo oye, aunque sólo fuera como acto irracional -y reprochable y condenable, bla, bla y todo lo quiera- de la indignación y el asco que me produce toda esta basura.

Hoy, como quien no quiere la cosa, me acordé de aquella farsa del "Esto lo arreglamos entre todos". Qué lejos queda, ¿verdad? Y ¿qué se sabe de todos los que apoyaron aquello? Bueno, pues si uno va a la constitución de la Fundación -la Fundación Confianza- que impulsaba aquella iniciativa, se encuentra con que eran el Banco Santander y Telefónica los que se encontraban detrás de aquello.
Qué gracia, entre sus objetivos citan:
  1. Impulsar y alentar la confianza de los ciudadanos en España y en sus empresas.
  2. Promocionar la imagen de España, de sus empresas y de sus productos desde todas las perspectivas, económica, empresarial, social o cultural.
  3. Estimular la mejora de la competitividad de las empresas y de la economía españolas.
  4. Promover el desarrollo económico y social de España.
  5. Mejorar la percepción de España como marca.
¿Saben qué hace Telefónica para "impulsar y alentar la confianza de los ciudadanos en España y en sus empresas"? Pues conseguir en 2010 un beneficio neto de 10.167 millones de euros, un 30,8% más que en 2009 y, a pesar de ello, planeando recortes en la plantilla -y ejecutándolos.

Y hoy, 2.000 manifestantes en Madrid... o 700.

Me voy a buscar un contenedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario