Ante todo, Palestina

“Los que somos amigos de Israel debemos entender que la verdadera seguridad del Estado judío requiere una Palestina independiente, que permita a los palestinos vivir con dignidad y con oportunidades”. Son palabras de Obama en la Asamblea General de la ONU… hace un año. Ha llovido desde aquello, y a pesar de que la Oficina del Coordinador Especial de la ONU para el Proceso de Paz en Medio Oriente (UNSCO) asegura que Palestina ha alcanzado “un logro importante que debe ser reconocido y debe mantenerse para seguir construyendo sobre él”, es seguro que EEUU vetará esta semana el reconocimiento de Palestina como Estado en el Consejo de Seguridad.

Esta es una semana clave para Palestina pues, a pesar de ese veto, pasaría de tener un estatus de mero observador a ser Estado no miembro, suficiente para tener entrada en algunos organismos internacionales como la Corte Penal Internacional (CPI). Este reconocimiento de Estado, en realidad, no supondría grandes cambios para el palestino en su día a día. No al menos a corto plazo. Sin embargo, se convertiría en un punto de inflexión extraordinario en el conflicto: Israel pasaría a ser automáticamente una fuerza ocupante. Y eso son palabras mayores. Y eso es lo que siembra cierto pánico en el Gobierno de Netanyahu sobre el que, incluso, planea la sombra de cargos en la CPI.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario