El Sáhara Occidental arde y España se quema

El Sáhara Occidental arde de nuevo. La chispa saltó en Dajla, en los territorios ocupados, con la muerte del joven de 29 años Maishan Mohamed Lamin hace dos días, tras haber recibido una paliza a manos de unos colonos marroquís que le condujo a la muerte.  La tensión se multiplicó y comenzaron las redadas. El ejército marroquí ha establecido el toque de queda en Dajla y las cifras que llegan desde los territorios ocupados hablan de casi 40 jóvenes detenidos, algunos de ellos en paradero desconocido.

Se han establecido controles militares en los accesos de los barrios saharauis y se detiene a cualquier saharaui que se atreva a circular por allí. Sólo en la avenida principal de la ciudad, se han apostado patrullas militares compuestas por cinco soldados armados y la policía de El Aaiún llega ya como refuerzo. Se ha impedido la libre circulación, por lo que la protesta que pretendía hacer un grupo de saharauis fuera de la ciudad ha sido saboteada. El clima que se respira o, mejor dicho, que asfixia, es muy similar al vivido tras el brutal desmantelamiento del campamento Gdeim Izik hace casi un año.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario