El hundimiento

Imaginen que forman parte de la tripulación de un barco, cuyo destino es El Caribe. Imaginen que por orden expresa del capitán y su contramaestre se cambia el rumbo hacia la Antártida. Imaginen que durante el trayecto, encallan una vez -hacia el mes de mayo-, y tras salir del arrecife, el barco ya ni siquiera mantiene el rumbo... navega a la deriva.

Imaginen que ante esta situación, el contramaestre decide tomar el timón pero tan sólo unos meses después, vuelven a encallar -hacia el mes de noviembre- y esta vez el barco se hunde. Sobreviven todos, salvo quienes esperaban las provisiones en tierra, que comienzan a morir de hambre de justicia social.

Imaginen que se bota una nueva embarcación, el antiguo capitán se jubila, y el contramaestre se postula para el ascenso a capitán. Imaginen que la tripulación, la misma a la que encalló el contramaestre, la misma que estuvo a punto de morir en el hundimiento de noviembre, decide avalarle y nombrarle capitán. Imaginen que el barco nuevo navega entre el hielo antártico y el nuevo capitán sigue contando a la tripulación que faltan horas para llegar al Caribe.

Dejen de imaginar. Esa capitán es Rubalcaba y ese barco es el PSOE.

Y en tierra, se multiplican los muertos por hambre de justicia social.

1 comentario:

  1. No falla

    Te cae tan mal Rubalcaba, como bien Zapatero

    Como Zapatero, eres de Letras ( en el mal sentido de la palabra) Rubalcaba..es que "es de ciencias" ¿sabes? por eso ni le entiendes, ni puedes entenderle y, como haces siempre, te acoges a tus filias beligerantes.

    No se te puede pedir otra cosa, eres lo que eres.

    ResponderEliminar