Favores y servicios

Mientras en el Congreso tenía lugar un penoso debate, estéril en su fondo y empapado de egos en su forma, Iberdrola anunciaba el nombramiento de Ángel Acebes como consejero externo. Acebes, no lo olvidemos, ya se embolsó el año pasado 163.000 euros en sueldo y dietas por sus servicios prestados a Bankia más lo que procediera de sus propio bufete de abogados, que fusionó con el del también ex ministro Michavila. Y lo más indignante: todo ello al mismo tiempo que Acebes disfruta de un salario de casi 2.900 euros mensuales (en concepto de indemnización tras entregar su acta en el Congreso) desde el 15 de junio de 2011, cuando cesó como diputado, y hasta marzo de 2013.

La historia se repite: ex alto cargo político fichado por una multinacional con sueldo millonario devolviendo favores con sus servicios; desde Felipe González en Gas Natural Fenosa, a Aznar en Endesa, pasando por Solbes en Enel, Salgado también en Iberdrola. Incluso Luis de Guindos era hasta su nombramiento como ministro consejero en Endesa, junto a Miquel Roca, que continúa.

Es una práctica común que estos altos cargos fichen por una gran multinacional como consejeros, pudiendo compatibilizar los sueldos y dietas con pensiones vitalicias y otros cargos empresariales. Por eso no sorprende que nuestros políticos no legislen contra estas grandes empresas, o que hagan un asunto patrio de un tema como Repsol mientras no mueve un dedo por combatir que, por ejemplo la compañía de Brufau, tenga hasta 45 sociedades en paraísos fiscales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario