Patrocinio o prostitución

Forma parte del capitalismo más esencial: lavar la imagen de compañía mediante la financiación de actos públicos y, de paso, desgravarse en impuestos. Así son los patrocinios, que terminan por convertirse en auténticos actos de prostitución de los eventos patrocinados. En Londres hemos vivido ya unos cuantos de esos. Colectivos como Platform o Liberate Tate se manifestaron el año pasado -lo repitieron hace unos días- en la Tate Modern en protesta contra el patrocinio de BP. Ver cómo patrocina la cultura la misma empresa que protagonizó el mayor desastre del Golfo de Méjico y, además, trató de eludir responsabilidades, no parece lo más honesto.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario