La ciudad del pecado

A principios de septiembre sabremos si Madrid o Barcelona se convirten en la nueva ciudad del pecado de Europa con la llegada de Eurovegas. Sin embargo, existe otra ciudad en el Viejo Continente que podría hacerse con la misma denominación, aunque por motivos diferentes -a pesar de que los británicos, sólo en máquinas tragaperras, se gastan al año la friolera de un millón de libras-. Me refiero a Londres, donde el pecado, la culpa, la acusación y el castigo han pasado a formar parte activa del londoner.

Reino Unido es uno de los países que encabezan en Europa la política del castigo -esta misma semana conocíamos que la mayor parte de sus cárceles sufren superpoblación-, de la intimidación. Londres, en concreto, ostenta la marca de ser la ciudad europea con más cámaras de videovigilancia (unos cuatro millones de dispositivos, según cifras oficiosas) y buena parte de la ciudadanía aplaude la medida. Las 5.000 cámaras que se reparten por las carreteras a la caza de infractores podrían dejar de estar públicamente identificadas, pasando a ocultar sus ubicaciones en un intento por aumentar las sanciones. Si usted pasea por la noche en Londres y se le ocurre detenerse más de la cuenta en frente del jardín de una casa para ver uno de los zorros que corretean por la ciudad al caer el sol, no se sorprenda si sale el vecino, iPhone en mano, y le saca un par de fotos antes de decir  ‘buenas noches’, por si es un merodeador (experiencia real, me temo).

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario