Nacionalismos en los Juegos Olímpicos

Ayer sucedió un hecho en el que, quizás, no todo el mundo reparó. El ganador de la final de tenis de Londres 2012 lucía dos muñequeras con la bandera de su país, que en el sentido estricto de la palabra no es al que representaba. Andy Murray es escocés y esa es la enseña  de sus muñequeras, aunque juega por Reino Unido… y aunque Escocia está volcada con su futuro referéndum de independencia.

Nadie protestó y el COI no lo consideró un gesto político. De haberlo hecho, Murray se habría llevado una buena reprimenda. Los símbolos que el COI considera políticos -no los políticos en sí, como vemos- están expresamente prohibidos. Ya le sucedió hace unos días al boxeador australiano Damien Hooper, cuando se le ocurrió mostrar una camiseta con símbolos aborígenes y el COI cargó contra él. Entonces, el diario Gara publicó un duro editorial poniendo más el énfasis en la ikurriña, claro.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario