'Eeeeehhhh...'

Fracaso total. Ese es el balance de la entrevista de ayer de Mariano Rajoy en TVE. Informativamente, el balance parece unánime: no aportó nada. El otro cartucho que le restaba al presidente, el de mostrarse cercano a sus ciudadanos, también fue desaprovechado. Rajoy tiene la misma empatía que un Guardia Real a la puerta del Palacio de Buckingham... o que un sexador de pollos en su jornada laboral, vaya usted a saber.

Ni siquiera podemos decir que se mostrara prepotente, rozando la mala educación como es habitual en su número 2 Cospedal... no parece correrle la suficiente sangre para ello, salvo cuando mostró un desprecio insultate por su oposición en Galicia de cara a las próximas elecciones, alegando que "la alternativa al PP es un grupito de cinco o seis partidos".

Sencillamente, no aportó novedades, fue reiterativo y falaz. Volvió a referirse a sus promesas incumplidas como la subida de impuestos, del IVA o los recortes en Sanidad y Educación, como "medidas que no habíamos anunciado en nuestro programa electoral". No fue así; es que directamente se dijo que se haría lo opuesto a lo realizado. Y lo que es peor, las describió como minucias comparadas con sus otras reformas, como la laboral, de la que volvió a presumir teniendo la desfachatez de hablar de EREs buenos.

¿Y el rescate, lo necesita España o no? "Eeeeehhhh..." esa fue la primera pregunta y esta su primera respuesta. No supo quiso explicar si España lo necesito o no, limitándose a apuntar que "me lo estoy estudiando". Se negó a definir las líneas rojas que no está dispuesto a traspasar en caso de rescate, para dos minutos después, negar rotundamente que se vayan a tocar las pensiones. De hecho, volvió a destacar la subida del 1% de las pensiones, olvidando mencionar el medicamentazo que convierte a los jubilados en prestamistas del Estado cada vez que van a la farmacia o la reforma de la Seguridad Social, que se presentará en las primeras semanas de octubre y que, presumiblemente, fomentará el trabajo para jubilados... muy a la alemana cono sus minijobs, donde los sexagenarios han de volver a trabajar por 400 euros para llegar a fin de mes.

¿Y los periodistas? Mal, previsibles, incapaces de disipar los nubarrones de entrevista pactada, dejándose en el tintero cuestiones cruciales como ETA, medidas de crecimiento -¿sólo creceremos con casinos en Madrid y Barcelona?-, parados contra incendios, el papel de la Corona y su imagen dañada... Y, por cierto, ¿dónde están los buenos periodistas que hay en televisión, en radio y en medios digitales? ¿Es que sólo existe la prensa escrita que, por otro lado, todos llevan años matando?

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo contigo Rajoy no ha dicho nada

    También estoy de acuerdo con Rajoy en que no podía decir nada

    Y además todos estamos de acuerdo que lo que ha dicho, lo debería haber dicho mejor.

    Incluso debería haber dado a entender mejor lo que NO ha dicho

    Lo único positivo, estarás de acuerdo conmigo, que no va a tocar las pensiones, a no ser... que le obliguen

    La UE es la dictadura de una superestructura de funcionarios, con jefes políticos elegidos a dedo por los partidos, controlados por personajes en la sombra ( Como Don Valéry Marie René Giscard d'Estaing) que siguen su propia Agenda y que la imponen a los gobiernos democráticamente elegidos.

    Eso es publico y notorio. Aparece en documentos oficiales de la UE, los parlamentos “soberanos”relegados a meros “órganos consultivos” .Pero como todos los periodistas estáis de acuerdo en silenciarlo, aquí no se habla de nada de eso. Seria “políticamente incorrecto” y perderíais vuestros empleos.

    Maravillarse ahora de esa situación, seria para reírse, si no fuera para llorar

    Entretanto, compradas y amordazadas la prensa y las universidades, los chicos que dirigen la UE nos llevan hacia donde ellos quieren. ¿Dónde? Pues a reorganizar la sociedad Europea de la manera mas barata posible y en esa “reorganización” no cuenta ni el socialismo, ni el capitalismo, ni la democracia.

    Todo eso esta escrito en documentos oficiales y públicos de la UE pero ¡da una pereza leerlo! ¿Verdad?

    ResponderEliminar