Hambre de justicia social

Más allá de actos publicitarios como el de Félix Baumgartner, que abren telediarios y roban a la actualidad cerca de 20 minutos en TVE, en España están sucediendo demasiadas cosas. ¿Demasiadas para quién y para qué? Demasiadas para que un Gobierno sin apoyo ciudadano se sostenga en el poder; para que un pueblo no proteste; para que un país salga a flote. Resulta intolerable -y siendo estrictos con la interpretación de la ley, anticonstitucional- que un 30% de quienes tienen la suerte de tener trabajo vivan por debajo del umbral de la pobreza.

Y resulta intolerable porque a estas cifras tenemos que sumar buena parte de ese más del 25% de desempleo que sufre España, que según las previsiones de la propia CEOE no tardará en alcanzar los seis millones de parados. Eso nos deja que cerca de un tercio de toda la población española vive ya peor que habitantes de algunos habitantes en vías de desarrollo mientras que los millonarios, que sólo tributan al 1%, continúan incrementando sus fortunas.

Las famosas reformas estructurales del Gobierno de Rajoy, lejos de atajar esta situación, están agravándola, abriendo aún más la brecha social. El patriotismo del que hace gala Rajoy, Wert, Cospedal y el resto de la cohorte popular no parece aplicar para todos los españoles, sino tan sólo para la España que ellos quieren, para esa élite económica que goza del aplauso institucional cuando despide o explota al trabajador a pesar de tener millones de beneficios (pero no tantos como desearía).

Pero eso no lo sabrá el ciudadano medio, salvo que sepa dónde buscar la información. Eso no lo sabrá quien viera anoche el telediario de TVE ni se tragara la deleznable propaganda de la Casa Real el pasado sábado. Y lo que más teme el Gobierno es que mientras estén sus borregos en el bar hablando del tipo que se tiró desde la estratosfera en caída libre, miles y miles de ciudadanos salgan a las calles para intentar cambiar esa realidad. Pero seguirán saliendo a las calles: esta semana, estudiantes, asociaciones de padres de alumnos... Y no pararán hasta que cambien esa realidad.

1 comentario:

  1. "...Y no pararán hasta que cambien esa realidad. "

    Esta bien como novela rosa pero como la Internacional Socialista lleva años vaciando de contenido el socialismo y falsificando su Historia, la propia y la ajena, y sus objetivos ( con las unicas excepciones de las socialdemocracias escandinavas que , a pasar de funcionar en monarquias-sorry David- se resisten como jabatos a abandonar el socialismo)

    A lo mejor dentro de poco estareis preparados para descubrir una de las mentiras de la propaganda ( es dificil porque llevamos 100 años oyendo lo contrario) os dareis cuenta que los proletarios, los pobres, somos los unicos que tenemos patria En caso de guerra hambruna desastre o epidemia no tendremos ni visado para huir a otra patria que no sea la nuestra

    Por eso deberiamos de pensar en cuidarla

    EL socialismo ( En realidad la izquierda) ha vaciado de contenidos revolucionarios su mensaje y se ha volcado por un lado hacia los micronazionalismos y por otro hacia la multiculturalidad y los obreros y a los pobres que les den

    Y ha sido asi, mientras los lideres de esos grupos han tenido pasta Publica para gestionar. Acabada la pasta hay que conseguirla y por eso se ponen a azuzar a las masas No por hacer la revolucion ni nada util ( util para las masas) sino para recuperar ese poder economico que estan perdiendo

    Como, fuera de esas organizaciones (comprables y vendibles de la ex-izquierda) no existen organizaciones independientes para gestionar un enfrentamiento ..pues cada uno se engaña como quiere y puede pero la realidad "Pinta en Bastos".


    ResponderEliminar