Bankia y sus blanqueadores de capital

Cuanto más se investiga la estafa de los bancos, más atónitos nos deja los hallazgos. Hoy El Confidencial desvela que Bankia tiene 23.385 clientes clasificados de ‘alto riesgo’ por blanqueo de capitales. Para un ciudadano medio es duro leer que la entidad tenía fichados a estos 'clientes de riesgo' en su, agárrense al nombre, ‘Manual de Políticas Globales de Prevención del Blanqueo de Capitales y de la Financiación del Terrorismo’.  Eso sí, a pesar del nombrecito del manual, el medio aclara que "en todos los casos se trata de perfiles de riesgo, no de personas concretas de las que se sospeche que han delinquido". Con todo, resulta complicado encajar este manual en cualquier planteamiento mínimamente moral.

Representaba un 0,51% del total y en contra de lo que uno pudiera pensar no eran personas jurídicas, esto es, empresas o sociedades, las que destacan más, sino las personas físicas que superan más del 80% de esos casi 23.400 clientes. Imagino, y esto es pura especulación, que en esa lista entrarán políticos, altos cargos del Estado y buena parte de los empresarios que tanto piden arrimar el hombro y más flexibilidad laboral.

Los empresarios hace mucho tiempo que perdieron la confianza de la ciudadanía, explotada mucho más allá de la igualdad con otros países de nuestro entorno, como la propia CEOE acostumbra a reclamar. En cuanto a los políticos, incluirles en esta lista no responde a especulaciones gratuitas, pues no pasa una sola semana que no se rían de la ciudadanía con alguna desfachatez barriobajera. La última, por ejemplo, es cerrar hospitales o restringir el acceso a la Justicia mientras camuflan con una renovación de la web del Congreso el mantenimiento de sus pensiones de alojamiento para diputados de fuera de Madrid incluso cuando éstos tengan casa en Madrid (el propio Rajoy, el honrado político que siempre diría la verdad a los españoles, la cobra aunque viven en La Moncloa).

1 comentario:

  1. http://3.bp.blogspot.com/-7wKfmr0xgRw/ULEZCoqJJZI/AAAAAAAAYic/fTsNiv_yvSY/s1600/capture-20121124-195816-crop.png




    Para aquellos que no estén al loro del rifirrafe catalán-español, los Pujol, "el padre de la patria catalana", y Artur Mas, "el Moisés del nacionalismo catalán", han sido acusados en un borrador de la policía y de la Agencia Tributaria (parece ser que procedente de varios informes y notas confidenciales) de tener cuentas en Suiza (de ahí la nueva bandera), algo que por otro lado, como me temo, comparte con buena parte de la clase política a nivel nacional y las "autoridades más reales".

    Lo del gran enriquecimiento de los Pujol (se habla de 137 millones de €) es cosa más que rumoreada y conocida, pues parte de la familia no se corta a la hora de mostrarlo en público (coches lujoso, grandes negocios, inauguraciones de hoteles en México y Argentina...). Lo del Moisés Mas es más controvertido, pues se trata, en principio, de una cuenta paterna que en el borrador se insinúa que se utilizaba como testaferro de los Pujol.

    Obviamente el momento de sacar a relucir este borrador no ha sido nada inocente, y nos dice mucho de la clase política y de la prensa de este país. Mientras CIU hacía de comodín para los grandes partidos nacionales, el silencio sobre estos temas estaba garantizado, cuando se tiró al monte salieron a relucir los trapos sucios, que desde luego existen, como en otras partes de la geografía nacional, con la salvedad de que en Cataluña los medios de comunicación, ampliamente subvencionados desde el poder catalanista, hacen mutis por el foro y callan muy convenientemente.

    Si la cosa se "medio arregla", el borrador, como tantas otras cosas, será un episodio más de la corrupción generalizada sin más (o con Mas), pero si la cosa se pone borde saldrán muchas cosas más a relucir.

    ResponderEliminar