Carta abierta a un Gobierno ciego de Sáhara

Con motivo de cumplirse 37 aniversario de la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática y ante los gravisimos acontecimientos de las últimas semanas, que culminaron con la injusta e ignominiosa condena de un Tribunal Militar a los 24 saharauis, defensores de los Derechos Humanos, esta es la Carta abierta al Gobierno español suscrita por intelectuales y artistas:

CARTA ABIERTA A UN GOBIERNO CIEGO DE SAHARA 

El pasado sábado 17 de febrero fue un día más para volver a sentir vergüenza de la absoluta totalidad de gobiernos democráticos que ha tenido España. Fue uno de esos días en los que uno siente cómo se le remueven las entrañas con solo recordar las palabras huecas de nuestros dirigentes cuando defienden la democracia, cuando hablan de la defensa de unos Derechos Humanos que ni practican, ni buscan y mucho menos defienden. 

El sábado Marruecos sentenció de manera injusta a 24 saharauis, condenando a ocho de ellos a cadena perpetua, por el simple hecho de haberse manifestado pacíficamente a finales de 2010 montando el campamento de Gdeim Izik. Fue un juicio ilegal, repleto de irregularidades según el cien por cien de los observadores internacionales que acudieron al proceso. Un juicio militar para 24 civiles que se ha demorado más de dos años, dejando que esos saharauis se pudrieran en una cárcel inmunda marroquí sin que se hubiera probado su culpabilidad, después haber sido torturados. Ni siquiera ahora, con su vida arruinada, se ha demostrado nada, salvo la carta blanca que tiene Marruecos para violar sistemáticamente el Derecho Internacional. 

El sábado, fue uno de esos días en los que el Gobierno de España y, por supuesto, Juan Carlos I, no sólo volvieron a eludir su responsabilidad histórica sino que, además, se convirtieron en cómplices de una dictadura como la de Mohamed VI, de un régimen que tortura, mata y condena injustamente a presos políticos que son, para mayor deshonra nacional, antiguos ciudadanos de España. Ante un proceso como el que concluyó el pasado fin de semana en Marruecos, no sólo España, sino el grotesco premio Nobel de la Paz de la Unión Europea deberían protestar enérgicamente, porque si con la última Constitución marroquí todos ellos aplaudieron “los avances democráticos del país”, el veredicto de Rabat es un retroceso a los tiempos más oscuros de Hassan II. 

Si en cualquier país europeo se desarrollara un juicio como el de Marruecos, sería un auténtico escándalo, sólo superado si el escenario fuera Venezuela, Cuba o Ecuador. Entonces, el ministerio de Exteriores emitiría una nota de condena y los que hoy funden sus ideologías dispares en un vergonzante crisol de ruindad, desde el propio José Manuel García-Margallo a su antecesora Trinidad Jiménez, pasando por Aznar, Rajoy, González, Rodríguez Zapatero o Rubalcaba, lamentarían la falta de libertad. 

Con Marruecos no porque este Gobierno, como todos los previos, está ciego de Sahara y, de hecho, salvo que una hernia lo impida, del 3 al 5 de marzo el rey viajará al encuentro de Mohamed VI con una delegación de empresarios españoles, para volver a mirar hacia otro lado, con una mano ocultando las sangrantes violaciones de Derechos Humanos bajo la chilaba mientras se tiende la otra para recibir un puñado de dírhams, o un puñado de peces y fosfatos del Sahara. Eso tiene un nombre y no es ni excelencia ni competitividad. 

Un día después de la ignominiosa sentencia marroquí, Hijos de las nubes se alzó con el Premio Goya a la Mejor Película Documental. Un premio para el pueblo saharaui, para toda la gente, que es mucha, que ha he hecho posible ese documental, desde los mismos productores a todas las personas que han luchado por esa realidad —la lista es interminable, sin olvidar a la gran familia del FiSahara— y, por supuesto, a quienes llevan 38 años olvidados en el desierto del Sahara. Ese Premio Goya ha sido una nueva bofetada de realidad para el Gobierno español, para una cartera como la de García-Margallo, convertida en una mera oficina comercial carente de dignidad y honestidad si pasa por alto el trágico destino de esos 24 saharauis. 

El pasado sábado 17 de febrero, comenzaba esta carta, fue un día para sentir vergüenza de nuestro monarca, de nuestro Gobierno y de esta doble moral que tolera juicios como el concluido en Rabat. Fue un día para constatar la prostitución política de nuestro país, de toda Europa, de la Comunidad Internacional en pleno. Fue un día en el que todos los que nos gobiernan -y han gobernado-, nuestro mismísimo Jefe de Estado que un día prometió lealtad al pueblo saharaui, perdieron con su silencio toda legitimidad para llamarse demócratas. Ahora, la cruel dictadura marroquí de Mohamed VI les brinda una nueva oportunidad de no aparecer ante la opinión pública, ante el pueblo español, como mercenarios sin escrúpulos, cuyo destino quizás, termine en el mismo callejón sin salida al que conduce esta moral esquelética. No desaprovechen la ocasión porque, de dar ahí con sus huesos, no serán los españoles de bien quienes acudan a su rescate.

Firmado : David Bollero, Javier Bardem, Eduardo Galeano, Rosa Maria Sarda, Juan Diego Botto, Javier Reverte, Alberto San Juan, Rosa Montero, Alfons Cervera, Almudena Grandes, Luis García Montero Carlos Berzosa, Rosa Regás, Manuel Rivas, Joaquín Sabina, Silvia Munt, Escritores por el Sáhara-Bubisher... y 20 firmas más.

1 comentario:

  1. segun este articulo , no me queda claro cual es el gobierno de sahara : el rey de españa o la rasd o el gobierno seccional nombrado por marruecos? cual es ese gobierno al que llamais ciego? digo, la rasd es la resistencia,el gobierno legitimo si me dicen a mi. el rey de españa ya no es gobernante, es un gobierno que puede apoyarlos. y el gobierno seccional creado por marruecos en el sahara tendrá la misma opinión que marruecos por lo que vano es acudir a tal gobierno.

    ResponderEliminar