Por qué la banca genera miseria

No puedo decir que me pillara por sorpresa, pero tras mi regreso a España desde Londres, la bofetada emocional que arrea la cruda realidad en la jeta es brutal. A pesar de haber estado en contacto con la realidad española y, especialmente, con las personas más allegadas, al escuchar de primera mano los testimonios de quienes peor lo están pasando a uno se le encoge el corazón.

La primera en la frente: tras años de no toparme con un amigo de la infancia, allí estaba, paseando en la calle con su hijo pequeño, camino de la casa de los abuelos (donde ahora viven todos juntos), cabizbajo y pensando qué nuevo curso hacer o qué otro carné de conducir sacar para romper con los tres años de paro que día a día le hunden un poco más.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario