Que la ONU nos protega de nuestro rey

El Sáhara Occidental, la tierra que fue arrebatada a su pueblo legítimo por un dictador como Hassan II, previo regalo de un rey (Juan Carlos I de España) nombrado a su vez por otro dictador, es campo fértil para la violación sistemática de los Derechos Humanos (DDHH). A manos de las fuerzas del orden marroquíes, el pueblo saharaui es víctima de torturas, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, juicios irregulares sin ninguna garantía... asesinatos a sangre fría.

Curiosamente, la ONU tiene desplegada desde hace 23 años una misión de mantenimiento de la paz. La MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental) es un fracaso. Lo ha sido desde su origen y, con el paso de los años, se ha convertido en una suerte de pozo sin fondo al que se destinan recursos con un mero fin cosmético: el que parezca que a la Comunidad Internacional le importa el bienestar y la justicia para el pueblo saharaui cuando, en realidad, le importa un carajo.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario