Cada okupación es un fracaso de nuestros gobernantes

Tercer día de disturbios en Barcelona, en el barrio de Sants. Ese es el titular detrás del cual se esconde una realidad social que tanto los poderes fácticos como sus sirvientes (medios afines) no sólo ocultan, sino que manipulan y tergiversan a discreción. Tras esa okupación de 17 años de un edificio en Barcelona y los actos violentos que se han dado (tanto de algunos manifestantes como de algunos Mossos d’Esquadra) lo que realmente se oculta es un fracaso del Ayuntamiento de Barcelona.

Partamos de una premisa clara: cada okupación de un edificio, ya sea para habitarla o para constituirla en un centro social, es un fracaso de los poderes y del sistema, pues manifiesta de manera cristalina cómo se ha dejado de lado a un parte del pueblo, precisamente a los más débiles y que más necesitan del Estado. Y este es el motivo último por el que las autoridades se empeñan con tanto esfuerzo en barrer a los okupados, criminalizándolos.
El caso concreto del Centro Social Autogestionado (CSA) Can Vies es un perfecto ejemplo de lo expuesto.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario