Alberto Garzón, ¿soldado raso?

Ayer asistí a un debate en Málaga que, bajo el título 'Voces por la confluencia', reunió a Juantxo López de Uralde, candidato de Equo a la próximas generales, y Antonio Maíllo, coordinador general de IULV-CA. El encuentro, más allá de reforzar los mensajes que desde la inicitiva popular de Ahora en Común se vienen lanzando en las útimas semanas, sirvió para llamar la atención sobre dos hechos fundamentales:

Por un lado y como se encargó de recalcar López de Uralde, que "nos queda poco tiempo", pues tras la pasada asamblea estatal del pasado 12 de septiembre en Madrid, la maquinaria de Ahora en Común debería redoblar los esfuerzos si no quiere morir antes de nacer como partido, porque lo cierto es que desde que se presentaran en junio en el Círculo de Bellas Artes (Madrid) la recogida de firmas que se suman a su manifiesto no llegan ni a 30.200 -hay peticiones en Change.org por el cierre de perreras-crematorio con tres veces más firmas.

Por otro, las primarias de Ahora en Común que determinaría, una vez constituido como partido -aunque, en realidad, ya fue registrado en el ministerio del Interior como partido por un miembro de Podemos-, determinaría a los candidatos. Lancé la pregunta al aire: en caso de que en esas primeras sus respectivos números 1 no salieran en puestos de cabeza, ¿continuarían tanto Equo como IU sumándose a la candidatura unitaria?

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario