La honestidad se pierde por los pasillos de Ferraz

Uno puede estar más o menos de acuerdo con un político, puede o no compartir su ideología, pero lo que siempre ha de exigirle es honestidad. Sin embargo, corren malos tiempos para esa práctica y, de hecho, cuando alguien la ejecuta se percibe como algo extraordinario, cuando en realidad debería ser lo habitual. Sucede que precisamente en el partido del que es secretario general Pedro Sánchez, el que quizás consigue ser presidente del Gobierno, la honestidad se ha perdido por los pasillos.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario