Malas personas en el Congreso

La sesiones de control al Gobierno hace tiempo que dejaron de servir para constatar lo alejado que está el Gobierno de la realidad. Decir, como en su día dijo la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que en España nadie cobra por debajo del salario mínimo interprofesional porque eso sería ilegal no es producto de esa lejanía, ni siquiera de su ineptitud. No. Es consecuencia de ser mala persona.

Seguir leyendo...

1 comentario:

  1. Coincido con las apreciaciones del autor, aunque en algunos casos habría que matizar las cosas. Sí estoy seguro de que son malas personas quienes, habiendo surgido de familias no pudientes, trabajadoras, cambian su discurso cuando arañan poder. Esos hacen gala de oportunismo y cinismo, negando u olvidando a quienes deben poner el lomo diariamente para sobrevivir. Pero el caso de los nacidos en cunita de oro es distinto: ellos no conocen otra cosa, y su empatía es nula, pues no conciben cómo pueda ser posible intentar sobrevivir de esa forma. Por eso suponen que todos mienten, hacen trampa, engañan, cobran subsidios ilegalmente, etc. Y en su caso no sirve la educación, pues ya están educados en esas premisas.

    ResponderEliminar