Murcia: prueba piloto de la antidemocracia

Resulta inaudito cómo, llevando tanto tiempo acorralado por la corrupción, el Partido Popular (PP) sigue disfrutando de una posición de poder en el espacio político. Sin embargo, esto no significa que los de Génova quieran seguir tentando a la suerte, la efectividad de su manipulación o, sencillamente, la insconsciencia humana -por no hablar en otros términos-. Por eso, quizás, hace años que lleva conqueteando con limitar derechos como la libertad de expresión y la libertad de prensa; ahora, además, quiere impedir que un partido político o un sindicato puedan poner querellas.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario