¿Sobreviviría una taxista español en Nueva York?

Ayer tuvo lugar una huelga masiva de taxis para protestar contra los nuevos modelos de negocio con los que han de competir: el de compañías como Uber y Cabify. Un día en el que estas dos últimas compañías aún debieron de hacer más negocio gracias, precisamente, a esta paro masivo de los taxis. Es posible, incluso, que cientos de nuevos usuarios hicieran uso de estos servicios de transporte por vez primera y, de haber tenido una experiencia positiva, se olviden del taxi de ahora en adelante.


En todo caso y asumiendo que el problema es complejo, merece la pena mirar a otras ciudades del mundo, donde el número de taxis y de competencia tipo Uber es muchísimo mayor que en cualquiera de las ciudades españolas donde ayer tuvo lugar la huelga. Nueva York es un buen ejemplo.

¿Sabían que allí Uber ha dado un paso más allá con el Greenlight Hub? Se trata del Centro Uber, inaugurado a finales del año pasado, con cuartos de baño en varias plantas, una cafetería autoservicio y diversos servicios con los que no cuentan los taxistas, desde el pago de bonus, exámenes médicos gratuitos o el pago de dos semanas por el coche de un conductor. El de Nueva York no es el único centro de este tipo en EEUU –de hecho tiene más de 200 (Los Ángeles, Chicago, Washington, Filadelfia, Miami...)- pero sí es el más moderno y vanguardista de todos. Sólo para hacernos una idea, mientras el edificio de la compañía de taxis amarillos –con baño, cafetería y asistencia legal gratuita-, inaugurado hace dos años, tiene una superficie de 280 metros cuadrados, el Greenlight Hub de Uber tiene unos 280.000.

¿Cómo responden los taxistas en Nueva York para combatir esta competencia? Apoyándose en compañías como la de procesamiento de pagos Verifone Systems ha desplegado decenas de miles de sus sistemas en taxis del todo el mundo. Sólo en el caso de Nueva York, ya se encuentra en más de la mitad de la flota de taxis verdes y amarillos y ahora quiere dar un paso más allá. En la Gran Manzana, los taxistas llevan años intentando ofrecer servicios de valor añadido a l@s viajer@s, como lo fueron en su día las pequeñas pantallas de televisión que este mismo año han empezado a ser sustituidas por una tabletas de diez pulgadas, con el soporte de aplicaciones móviles de terceros.

Con este servicio, l@s clientes de los taxis en Nueva York tendrán acceso a esta open tablet para poder así realizar o cambiar reservas de última hora, escuchar música con Spotify, etc. No sólo eso, también tendrán a su disposición un cargador USB –lo que en los tiempos de uso masivo del móvil no viene nada mal- y Wi-Fi, como alivio a los planes personales de datos. En cuanto a los sistemas de pago, ya no es sólo que todos los taxis tengan a su disposición el pago con tarjeta de crédito, sino que también se suman otras alternativas como Apple Pay o Samsung Pay.

Modernizar el taxi no sólo pasa por l@s viajer@s, sino también por l@s taxistas. Verifone también va a instalar tabletas de siete pulgadas en el salpicadero, que al tiempo que funcionará como taxímetro, también servirá para que entren nuevas carreras y será el navegador GPS, configurado para calcular la ruta con la tarifa más económica en función del estado del tráfico, las obras registradas, etc.

Y es que si l@s taxistas españoles protestan contra Uber y Cabify, su situación está a años luz de lo que viven sus compañeros en Nueva York. Allí, además de la decana Uber, tienen mucha más competencia, con precios cada vez más agresivos:
  • Lyft: Es el mayor competidor de Uber, con un funcionamiento muy similar a través de una app en la que se pueden ver los coches disponibles más cercanos a tu ubicación, la valoración del conductor, etc.
  • Gett: Maneja una tarifa plana de 10 dólares para cualquier carrera en Manhattan al sur de la Calle 110 y cuenta con unos 4.000 vehículos circulando en Nueva York.
  • Juno: Todavía se encuentra en pruebas (modo beta) en la Gran Manzana, con promociones de hasta un 35 por ciento de descuento para nuev@s clientes. Presenta unas tarifas similares a Uber y Lyft pero a diferencia de éstos, no hay subidas de precio (como también hace Gett). Ofrece a los conductores a tener una participación en la empresa. Como dato curioso, al acabar el día, recibes un correo electrónico de tu conductor en el que te explica cuánto dinero extra ha ganado gracias a ti, por haber optado por Juno en lugar de Uber o Lyft.
  • Via: Comenzó en Yorkville, una parte del Upper East Side que está alejado del metro, muy enfocado a prestar servicio en las horas punta. Desde entonces, ha crecido en extensión y en horarios, cubriendo Manhattan por debajo de la Calle 125, desde las seis de la mañana hasta la media noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario