Negro de mierda

"Negro de mierda, soy blanca te puedo matar y no pasa nada". Dar un par de botellazos en la cabeza, abrir una brecha de siete puntos a una persona, ser identificada por la policía e irse tranquila a dormir a casa. Esa es la sucesión de hechos que vivió ayer una racista (de mierda, podríamos añadir), sin que la policía la detuviera. Confieso que me surje la duda: ¿habría sucedido lo mismo si hubiera sido una persona negra o  gitana la que hubiera pegado un botellazo en la cabeza a otra blanca?

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario