Condenas hipotecarias

La compra de una casa de lujo por 600.000 euros, por parte de Irene Montero y Pablo Iglesias, ha armado gran revuelo. Tiende a pensarse que la gente de izquierdas tiene que ser pobre. Es un error de bulto, producto de la factoría de ideas de la derecha más recalcitrante. Este pensamiento se ha fraguado para contrarrestar la identificación que tenía la izquierda con la clase obrera. El mensaje de la derecha es tan claro como contradictorio: Critica lo que ella misma hace, comprarse casas de lujo, mandando el recado al proletariado de que "ell@s [la izquierda] os represetan tan poco como nosotr@s". Claro, que Iglesias hace ahora lo mismo que criticó a De Guindos meses atrás porque, hasta la fecha, no se ha demostrado si el ex ministro especulará o no con su ático de lujo.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario