Por qué sí ha de mantenerse la mesa de diálogo

Cuando se tienen convicciones firmes y, especialmente, cuando se adquieren compromisos, se ha de mantener la palabra. Es una cuestión de principios, pero eso es algo que en este país y, muy especialmente en la clase política, cotiza a la baja. La actitud dubitativa del gobierno de España, su marcha atrás y, tras las presiones de ERC, su vuelta a lo apalabrado no transmite precisamente convicción. A pesar de todo, es una magnífica noticia.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario