Los vehículos sin conductor ya están aquí

 


La famosa escena del robotaxi de la película de Paul Verhoeven Desafío Total (1990) está cada vez más cerca. No tendrán autómatas que simulen al conductor, pero los primeros prototipos que se están implantando a pequeña escala hacen pensar que poco a poco, si la legislación se desarrolla al mismo ritmo, serán una realidad cada vez más implantada. La empresa de estudios de mercado IDTechEx acaba de publicar un informe en que el que repasa el estado del sector, al que se van sumando progresivamente más actores, como vimos hace unas semanas con Sony.  

San Francisco es una de las primeras ciudades del mundo que está experimentando ya con los robotaxis. Según expone IDTechEx en su estudio, la compañía Cruise comenzó sus primeras pruebas en octubre de 2020, después de que el Departamento de Vehículos Motorizados de California le concediera un permiso de pruebas sin conductor. Apenas un año después (junio 2021), el permiso se amplió para poder ofrecer viajes con pasajeros, si bien se trataba de viajes gratuitos. Cuatro meses después, Cruise y otra compañía cuyos avances en coches autónomos son notorios, Waymo, conseguían un permiso para un despliegue más amplio, siendo en junio de 2022 cuando la Comisión de Servicios Públicos de California otorgaba la licencia para operar el servicio comercial.

De esta manera, en San Francisco ya es posible coger un taxi sin conductor, aunque cuenta con algunas limitaciones. En primer lugar, de la flota de 150 vehículos con que cuenta Cruise, únicamente pueden circular 30, y han de hacerlo a una velocidad máxima de 50 km/h. Además, su circulación está restringida a un área específica de la ciudad y en la franja horaria nocturna de 22:00 a 6:00 horas. De no producirse ninguna incidencia reseñable, estas limitaciones podrían ir relajándose, ampliándose el alcance de la iniciativa. Waymo, por su parte, mira más hacia Los Ángeles para desplegar su flota, pensando que su red de carreteras cuenta con un diseño más favorable para ello.

EEUU no tiene exclusividad de estas primeras experiencias de robotaxis. Además de Cruise y Waymo, otras compañías como Baidu han comenzado con pruebas en Pekín. De hecho, tanto Baidu como Pony.ai cuentan con licencias para prestar servicio de robotaxi, aunque con más cautela que en EEUU, pues tienen obligación de que esté presente un supervisor en el vehículo.

A los taxis se suman paulatinamente los robobuses, para los que IDTechEx augura que podrán ofrecer rutas más diversas, pudiendo funcionar bajo demanda. Dos empresas francés, EasyMile y Navya, parecen las más avanzadas en este segmento, realizando pruebas desde 2010 aunque la puesta en marcha de un servicio comercial se antoja todavía lejana. Además, IDTechEx ha detectado una pérdida de interés en estos robobuses, algo que ha provocado que empresas como Local Motors llegaran a echar el cierre o que otras que empezaron fuerte como Continental o Bosch hayan ido recogiendo cable con sus proyectos.

En cuanto a otros vehículos pesados, como los camiones de mercancías, el futuro inmediato podría ser más prometedor. Según apunta la firma de estudios de mercado, el pasado mes de diciembre, la compañía TuSimple logró completar un viaje de 130 kilómetros en Arizona con uno de sus camiones autónomos. Se están depositando muchas esperanzas en este segmento, especialmente dada la escasez de conductores que existe tanto en EEUU, como en Europa o China, al tiempo que el transporte por carretera aumenta debido al crecimiento explosivo del comercio electrónico.

Además, tal y como describe el estudio, el desarrollo de pruebas resulta más sencillo, pues los grandes centros logísticos se encuentran a las afueras de las ciudadanos, lo que elimina de la ecuación muchos riesgos, como semáforos, peatones, giros, etc. En términos de productividad, IDTechEx también destaca que los plazos de entrega se reducirían, pues no es preciso parar a descansar como obliga la legislación vigente. Así las cosas, la consultora espera que se anuncien las primeras rutas comerciales sin conductor en los próximos uno o dos años. Tanto es así que este mismo año ya prevé que se realicen las primeras rutas comerciales de camiones autónomos sin conductor en EEUU, probablemente con una única ruta, quizás Tucson-Phoenix, siendo 2024 el año de su despegue definitivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario