Berlanga, los Oscar y la obscenidad del Ibex

Hoy, en un intento por escapar de las primeras copadas por una gala de los Oscar aburrida y predecible y que ha cometido el error imperdonable de olvidarse del maestro Berlanga en el recuerdo a los fallecidos, he ido a parar al obsceno titular de la edición digital de Expansión: "Los altos directivos del Ibex se suben un 20% el sueldo".

Legalmente no se puede reprochar nada, pero sí moralmente. No les descubro nada. Pero a pesar de que sucede cada año, sigue pareciendo limón en la herida abierta ver que directivos de empresas como Gamesa, Banco Sabadell y Gas Natural suben sus sueldos un 59%, 31% y 29%, respectivamente. Y es que en el Ibex 35 no se andan con chiquitas, porque las retribuciones no bajan de los 600.000 euros y en casos como Iberdrola rozan los 6 millones de euros al año.

Más limón, más escozor: Antonio Brufau, presidente de la primera petrolera española (Repsol), cobró más de 4,5 millones en 2010, tras lograr unos beneficios históricos. Mientras, vemos cómo el incremento del precio de la gasolina en España es hasta cuatro veces superior que el registrado en el resto de Europa.  ¿La solución? El Gobierno rebaja la velocidad en autovías hasta los 110 km/h, lo que implicará un gasto de 250.000 euros para cambiar por pegatinas en una sola noche las 6.000 señales que hay de 120 km/h. Sale la señal, según los cálculos del Gobierno, a 41 euros. Teniendo en cuenta los sueldos, las horas extra, los pluses por nocturnidad, la gasolina que habrá que gastar para ir pegando los adhesivos... parece poco gasto, la verdad...

Diría que se ha estimado a la baja, tanto, como los efectos reales de la medida de cara al medio ambiente y al consumo de carburantes... De hecho, la OCU ya estima que los conductores gastarán más en multas de lo que ahorrarán en gasolina. Y mientras, Brufau, camino de los 5 millones de euros.

A veces a uno le da por pensar que en esta vida, como en los Oscar, somos muchos los Berlangas en un guión mal escrito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario