Elecciones 22M: de mal en peor

Los resultados de las elecciones de ayer son mala noticia. ¿Queríamos que se acabar el bipartidismo? Bueno, pues como ya dicen algunos como Escolar, eso mismo es lo que ha pasado. El azul tiñe toda España esta mañana y el PSOE ha sido literalmente barrido del país. ¿Por qué esto es malo?

En primer lugar, porque asistimos a cómo mientras Comunidades como Andalucía han castigado la corrupción, expulsando al PSOE, en otras como Valencia o Islas Baleares se ha premiado, dotando aún de más fuerza a Camps o a los adláteres de Matas. Incluso en Madrid, cuya cúpula del PP también estuvo bastante tocada por las imputaciones -y algún que otro condenano- ha conseguido mejores resultados que en 2008; de hecho, Tomás Gómez tiene el dudoso honor de haber conseguido los peores resultados de la historia del PSOE en Madrid.

En segundo lugar, son malas noticias porque tras las primeras intervenciones de anoche, no parece que haya el más mínimo ápice de autocrítica. El propio Rodríguez Zapatero se echó el partido a las espaldas y, dejando fuera de escena a Chacón y Rubalcaba -no hay que quemar su imagen más de la cuenta-, atribuyó a la crisis y, sobre todo, a "no haber sabido comunicar a la ciudadanía las razones de la misma y la necesidad de las medidas de austeridad que tenemos que aplicar" la verdadera causa de la debacle electoral.

Algún iluso hablaba anoche de convocatoria de elecciones generales o, al menos, de convocatoria de congreso extraordinario del PSOE. No hubo nada de eso. Por no haber, no parece ni siquiera que vayan a producirse dimisiones de algunos de los candidatos autonómicos, como el caso de Alarte en la Comunidad Valencia, Gómez en Madrid o Barreda en Castilla La Mancha. Con esos mimbres, mal cesto se prepara para 2012.

En tercer lugar, porque el discurso xenófobo de Anglada y el propio PP en Badalona ha triunfado en las urnas, sembrando una semilla de odio e intolerancia que nunca va a menos, crece y extiende sus raíces más y más si no se para a tiempo. Y ya va siendo tarde.

¿Y los partidos minoritarios? Pues, sobre todo en ayuntamientos, se han ido haciendo su huequillo, excepto IU, que se ha estrellado, perdiendo incluso su bastión de Córdoba -Lara también lo achaca a la crisis-. UPyD ha avanzado en algunas comunidades -en Madrid, tanto en ayuntamiento como en gobierno regional- y, sobre todo, Bildu como la gran sorpresa, para desagrado de muchos que ven ahora a 1.000 etarras en cargos públicos. Lo que los magistrados no han podido demostrar lo hacen otros con muchos menos elementos de juicio. Así está el país. Quizás no es tan malo esperar a ver su gestión para comprobar de qué pie cojean de verdad; a fin de cuentas, se puede borrar del mapa de un plumazo si se constatan sus lazos terroristas. Mientras, sus detractores, con el partido mayoritario en España a la cabeza -PP- tendrán que colaborar con ellos, para eso les ampara la Justicia.

Y nos queda el 15M, el Movimiento que ha convulsionado a España durante una semana y que tiene todo en su mano para poder trasladar al poder, a quienes nos representan, la solicitud de reformas necesarias para mejorar la democracia actual. Democracia Real Ya, que aunque no organiza ni convoca las acampadas que se reparten por todo el territorio nacional y en el extranjero, las apoya las y colabora con ellas, ya ha avanzado que convocará rueda de prensa esta semana para anunciar sus próximas acciones.

Por su parte, la Acampada de Sol, epicentro del resto, anuncia para hoy fabada para 300 personas y, ya a las 20:00, reunión de acción política, a la misma hora que también organiza una biodanza. Me queda mal sabor de boca, no me resigno, pero lo que se deduce -no digo que lo sea realmente- es que hay unas ansias pueriles de protagonismo, de euforia mediática que ya avanzo que se acabó. Los indignados ya no cuentan para los medios, han pasado de ser un movimiento social que agitaba el país, a ese grupo de perroflautas que tanto criticaban los detractores.

Luchemos contra eso, pero no manteniendo la acampada. Luchemos confeccionando -debería estar ya hecho- un documento de consenso nacional , no sólo de la Puerta del Sol, para presentar oficialmente a las instituciones en todas y cada una de las Comunidades Autónomas, convocando para ello a todos los medios nacionales y locales. Ese es el camino. Y, sobre todo, hacer el seguimiento debido, no soltar un listado de protestas, de reclamaciones y esfumarse. Eso es más propio de los políticos profesionales y el Movimiento 15M no es profesional, es ciudadano, popular y democrático.

¿Todo lo demás? Es dar motivos para que el buen trabajo realizado durante la semana pasada se empañe, se emborrone y quede como una mera anécdota.

Yo, personalmente, me opongo.  ¿Y usted?

No hay comentarios:

Publicar un comentario