Luna de miel en Maldivas

Las Islas Maldivas es uno de esos países que ilustra a la perfección la indiferencia y complejo de superioridad de Occidente. Los recién casados acudían en masa a celebrar su viaje de luna de miel en alguna de sus islas perdidas, a emborracharse con cócteles exóticos mientras quien se los servía tenía prohibido el alcohol por la religión del país (Islam). Allí iban los tortolitos, sin saber que eso era un país y mucho menos que ni siquiera tuvo un presidente elegido democráticamente -que no demócrático- hasta 2008, cuando Mohamed Nashid se impuso en las elecciones. Igual, hasta algún matrimonio del mismo sexo se aventuró al paraíso sin saber que la homosexualidad allí podía castigarse, incluso, con cadena perpetua.

El antiguo presidente, Gayoom, acusado por Amnistía Internacional de violar sistemáticamente los Derechos Humanos, sobrevivío a prácticamente dos décadas salpicadas de revueltas y motines que aplastó siguiendo el manual del buen dictador. Pero ella y él, van de luna de miel… A pesar de todo… incluso del tsunami de 2004 que se llevó por delante múltiples vidas humanas y provocó tal catástrofe que su tiempo de reparación se estimó en más de 20 años…

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario