El 15M no resucita, nunca murió

Mañana se celebra el aniversario del 15M (aunque realmente sea el martes que viene), un movimiento ciudadano espontáneo que no sólo convulsionó a España, sino al mundo entero, dando lugar a otros similares como Occupy London. La celebración del primer año de esta indignación colectiva cumplirá varios cometidos. En primer lugar, insuflar nuevas fuerzas a la revolución social –que no resucitar, porque nunca murió-, pues en los últimos tiempos ha sufrido como ninguna otra el asedio institucional del Gobierno -con el ministro Fernández Díaz a la cabeza-, y la represión –en ocasiones brutal- por parte de la Policía.

En segundo lugar, la manifestación global que tendrá lugar este sábado servirá para poner de manifiesto que ni los recortes salvajes, ni los “forzamientos del ordenamiento jurídico” por parte de Interior, ni la explotación laboral legalizada, ni la destrucción de la Educación pública gratuita y de calidad han sido ni serán suficientes para acabar con el 15M. Más bien al contrario, le da alas para que el movimiento antisistema se contagie, se extienda todo el país, por todo el continente, sembrando el miedo entre quienes sostienen un sistema que se desmorona por los  cuatro costados y cuyas reuniones se blindan ahora con cordones sanitarios de tufo militar.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario