Vuelve la Francia anti gitanos

En 2010 Sarkozy hacía gala de su ADN político, de lo que en buena parte le había llevado a la presidencia de la República francesa, y deportaba a cientos de gitanos a Rumanía. El pequeño Napoleón olvidaba su ascendencia húngara y, de paso, se hacía acreedor de airadas críticas tanto de la ONU como de la Unión Europea (UE), que amenazó con tomar duras medidas quedando, una vez más, como perro ladrador, poco mordedor.

Entonces, casi un millón de franceses se echó a las calles para protestar contra lo que consideraban no sólo una violación de los tratados de la UE sino, además, un atentado de los Derechos Humanos más esenciales. El propio alcalde socialista de París, Bertrand Delanoe, calificó estas manifestaciones como un “combate contra el racismo y la xenofobia”. Dos años después, otro Gobierno, esta vez el socialista de Hollande, ha vuelto a deportar a gitanos rumanos. Lo ha hecho este verano por orden de uno de los ministros más ‘derechones’ de la escuadra de Hollande,  el de Interior Manuel Valls.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario