¿Se vió en directo desde Madrid la muerte de los inmigrantes en la playa de Ceuta?


Todo cuanto gira alrededor de la tragedia de Ceuta huele a chamusquina. Todo, comenzando por las versiones contradictorias del director de la Guardia Civil, pasando por las del ministro del Interior y finalizando con que a la Guardia Civil le lleve tres días entregar a la fiscalía las grabaciones de lo que sucedió en El Tarajal. Más aún considerando los medios con los que cuentan.

Algo de lo que no han hablado ni Arsenio Fernández de Mesa ni Jorge Fernández Díaz es del Centro Regional de Vigilancia Marítima (CRVM) de la Guardia Civil en el Estrecho, situado en la comandancia de Algeciras. Se trata de unas instalaciones desde las que se controla todo el litoral andaluz, así como Ceuta y Melilla, tanto por mar como por tierra y aire.

Este CRVM fue inaugurado por el rey en junio de 2012 y, gracias a su tecnología puntera cubre desde Algeciras, incluso, las vallas fronterizas con Marruecos. Desde allí y gracias a sus Sistemas de Identificación Remota (AIS) es posible localizar buques, planificando de antemano cualquier operación contra el narcotráfico o, como es el caso, en relación a la inmigración.

Otros avances tecnológicos con los que cuenta son MARISS, que consiste en la vigilancia por satélite, fruto de la colaboración con la Agencia Europea del Espacio; y SEAHORSE, que permite el intercambio seguro de voz y datos vía satélite. El centro se se apoya en su antecedente (2001), el primer Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE), esto es, una serie de estaciones sensoras (actualmente unas 74) situadas en puntos muy estratégicos del litoral dotadas de las más avanzadas tecnologías, entre las que se encuentran un zoom de alto alcance, cámaras de día y visión térmica para la noche. Además, sus radares están dispuestos de tal modo que se solapan, eliminando cualquier zona de sombra. Todo ello bajo la atenta supervisión de hasta cuatro operadores por turno.

Inaguración del nuevo centro del CECORVIGMAR (Guardia Civil)
Pero lo realmente importante y que tampoco ha trascendido es que este CRVM de Algeciras, junto con los de Valencia, Canarias y Galicia, están conectados en tiempo real al centro nacional de Madrid, que se inauguró en 2008 pero que estrenó nuevas instalanciones en octubre de 2013. El nuevo Centro de Coordinación de Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras (CECORVIGMAR) es un edificio de tres plantas con un imponente video-wall de 9,29 metros de largo por 3,48 de alto en el que, según las prestaciones anunciadas cuando el príncipe lo inauguró, es "posible hacer un seguimiento permanente y continuo de las operaciones en curso, cuyas imágenes serán transmitidas al mismo, desde las diferentes unidades, tanto fijas como móviles desplegadas en cualquier escenario".

Fuentes de la Guardia Civil me han confirmado que, efectivamente, "el CECORVIGMAR se encuentra 100% operativo", por lo que es más que probable que la grabaciones que hace tres días solicitó la Fiscalía se hubieran visualizado en tiempo real desde Madrid el día de autos.

Proyecto CLOSEYE
(Closeye)
Este es el nombre de lo que está por venir. El propio Fernández de Mesa fue el encargado de presentar en sociedad en abril de 2003 el proyecto CLOSEYE, que supone un paso adelante respecto al actual PERSEUS (Protection of European BoRders and Seas through the IntElligent Use of Surveillance), que permite tener en una sola pantalla todos los sistemas que están trabajando. El objetivo de CLOSEYE es incorporar a los sistemas de vigilancia nuevas herramientas como aviones no tripulados, satélites y aerostatos, entre otros dispositivos, para la mejora de la seguridad en las fronteras exteriores marítimas. La Guardia Civil lidera este proyecto europeo, financiado por el VII Programa Marco de Investigación y Desarrollo de la Comisión Europea con un presupuesto cercano a los 12,3 millones de euros, de los que la UE pone algo más de 9,2 millones.

Este proyecto está planificado para 38 meses, estructurándose en tres fases (estaría operativo en 2017):

1.- Sentar las bases para la definición de un servicio de vigilancia marítima basado en la fusión de información proveniente de los actuales sistemas en operación y de otros nuevos (drones, observación por satélite...).

2.- Vía licitación pública, la Guardia Civil encargará el desarrollo e integración de un prototipo. El presupuesto de licitación para el mar de Alborán supera los 2,26 millones de euros.

3.- Evaluación de los resultados obtenidos con el prototipo validado y establecimiento de fundamentos para la homologación de servicios y sistemas de similares características para su suministro al resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad europeos.

Fernández y Fernández en la presentación de PERSEUS (Guardia Civil)
Una parte fundamental de este protecto es el uso de drones. Desde hace ya tiempo el CRVM de Algeciras viene realizando pruebas de vigilancia con drones, si bien es cierto que las trabas legales aún dificultan que este método esté 100% operativo. Ya en 2008 se realizaron pruebas con el modelo Camcopter S-100 de Schiebel y en 2009 se tanteó el Predator, de General Atomics, que es el mismo modelo que utiliza EEUU para muchas de sus ejecuciones extrajudiciales en Pakistán y Afganistán.

General Atomics mantiene desde 2008 un acuerdo con la empresa SENER precisamente para promover el empleo de los Sistemas de Aviones no Tripulados (UAS) de la serie Predator de GA-ASI en apoyo a los requisitos de vigilancia y reconocimiento aéreos de España. Además de EEUU, este modelo sólo lo utilizan países Reino Unido, Marruecos, Turquía y Emiratos Árabes.

Todo queda grabado y, de hecho, el material registrado por esta unidad sería uno de los instrumentos de defensa que el Gobierno de Rajoy habría utilizado en sus disputas con Reino Unido sobre el Peñón de Gibraltar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario