El lado perverso del bilingüismo

España lleva muchos años padeciendo un déficit educativo en materia de idiomas y, por ser más precisos, de inglés. A fin de cuentas, se trata del idioma más internacionalmente utilizado como una suerte de nuevo esperanto. Uno de los remedios para atajar la escasa formación en idiomas -España es el país de la UE con menos adultos entre 25 y 64 años que pueden hablar una lengua extranjera, sólo por detrás de Hungría y Bulgaria-, se optó por implantar el modelo de colegios bilingües.

Voy a referirme únicamente al modelo implantado en Madrid, que arrancó en el curso 2004/2005 en 26 colegios públicos de Educación Infantil y Primaria, dado que es el que no conozco de primera mano. En una década, de aquellos 26 centros iniciales hemos saltado a más de 400 colegios (316 colegios y 91 institutos). Sobre el papel son buenas noticias, pues en estos centros dedican de media entre un 30 y un 50% de las horas lectivas semanales a las asignaturas en lengua extranjera. Sin embargo, cuando llevamos la teoría a la práctica nos topamos con el lado perverso del bilingüismo que la Comunidad de Madrid ha llevado a las aulas.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario