Por un 2017 de lucha

A partir del 1 de enero, los franceses no están obligados a atender a su teléfono móvil o su correo electrónico del trabajo fuera del horario laboral. Se trata de una medida pionera en la regulación de las nuevas tecnologías aplicadas al empleo, exclusivamente para empresas a partir de 50 empleados, y que forma parte de la nueva reforma laboral del Gobierno francés.

¿Se imaginan una medida como ésta aplicada en España? Sencillamente, es inconcedible, más aún cuando el presidente de la patronal no duda en afirmar que la incorporación de la mujer al trabajo perjudica al empleo o que la ministra Fátima Báñez no tiene ni puñetera idea de la precariedad laboral que nos asola.
Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario