El lesbianismo sí existe

Sé que no debería hacerlo. Me lo he repetido una y mil veces: no debería dar pábulo a los escupitajos pseudointelectuales que planta Salvador Sostres en los medios que se lo permiten. Comentar las provocaciones de este individuo, refuerzan el personaje en que se ha convertido, más cercano a Torrente cada día que pasa.

A pesar del convencimiento de lo expuesto, leer esta mañana su artículo El lesbianismo no existe me supera; me obliga a dedicarle unas líneas a este cromañón de la era moderna, cuyo pensamiento vive -porque no se desarrolla- anclado en un tiempo de intolerancia e irracionalidad absolutas.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario