Telefónica suspende en Derechos Digitales

Desde hace unos años, el New America's Open Technology Institute publica un Ránking de Derechos Digitales. El referido a 2018 únicamente incorpora a una compañía española: Telefónica. La operadora, pese a haber mejorado notablemente respecto a 2017, aún tiene mucho camino por recorrer, como prueba el hecho de que se encuentre en la mitad de la tabla de 22 compañías analizadas, sin que consiga llegar al aprobado  con un 41%.


La realidad no es especialmente optimista, puesto que a pesar de su suspenso, la multinacional española se sitúa en el tercer puesto de la clasificación si sólo tomamos a las diez operadoras a nivel mundial analizadas. Y es que el panorama no puede ser más desolador, puesto que quien lidera el ránking es la británica Vodafone, con un ajustado 52% y, en segundo lugar, la estadounidense AT&T (49%) por delante.

La peor calificación por apartados es la referida a la privacidad, que únicamente recibe un 32% y, con todo, también en este segmento es tercera. El informe asegura que Telefónica es la operadora más transparente a la hora de indicar qué información de l@s usuari@s recopila. Sin embargo, no revela nada acerca de cuáles de esos datos son compartidos con terceros, por cuánto tiempo los guarda o si l@s clientes pueden obtener toda la información que la compañía tiene almacenada de ell@s.

El informe sí precisa que la operadora española reveló algunas opciones que tienen las personas usuarias para controlar la información que se recolecta, incluso la que tiene fines publicitarios, aunque no desveló si  están desactivadas por defecto.

En cuanto a la relación con las Administraciones, si bien es cierto que Telefónica admite, según el informe, haber proporcionado más datos ante los requerimientos del Gobierno y privados sobre información de usuari@s (incluyendo el número de cuentas afectadas), como sucede con el resto de las operadoras, la compañía no ha compartido ninguna política concreta sobre notificación a l@s clientes de si sus datos han sido o no solicitados.

Por otro lado, la seguridad es otra de las zonas más opacas para Telefónica, que aun desvelando más que el resto en materia de políticas y prácticas, lo hace menos que Vodafone y AT&T. Entre las revelaciones, sí reconoce que limita el acceso por parte de l@s trabajador@s a la información de l@s clientes, aunque no especifica qué sistemas de comprobación tiene para garantizar que esto es así.

Otro de los puntos más negativos en la puntuación de Telefónica es el referido a la libertad de expresión, que únicamente recibe un 33%. Aunque se sitúa tercera en el ranking de operadoras que publican informes de transparencia, la verdad es que aclara poco cómo gestiona los requerimientos del Gobierno o de terceros para bloquear contenido o, incluso, cuentas de usuari@. Esta es, precisamente, la primera recomendación que se realiza desde New America's Open Technology Institute, puesto que hoy por hoy arroja demasiada opacidad. Asimismo, Telefónica se encuentra a la cola de las operadoras a la hora de facilitar información sobre sus políticas de gestión de la red.

La otra cara de la moneda viene del lado de la gobernanza, la única de las tres categorías en la que aprueba con un 77%, destacando especialmente en la gestión de reclamaciones. Según se desprende del informe y a pesar de que en libertad de expresión contaba con una puntuación únicamente del 33%, el personal de la compañía recibe formación específica sobre esta materia y la operadora habría reforzado su compromiso con la realización de evaluaciones sobre su impacto en los Derechos Humanos.

Faltan pocos meses para la publicación de un nuevo informe sobre derechos digitales y será interesante ver la evolución tras la aprobación el pasado mes de mayo del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

No hay comentarios:

Publicar un comentario