Rivera quiere dejar de ser estrábico

Votar a Ciudadanos siempre ha sido jugar a la ruleta rusa electoral. Uno nunca sabía qué sucedería tras el escrutinio, pues si algo ha demostrado su líder, Albert Rivera, es que le gusta ser el perejil de todas las salsas. Ahora, al fin, quiere definirse y tiende un cordón sanitario contra el PSOE... el mismo que en 2015 tendió con el PP de Rajoy para luego encumbrarlo a La Moncloa unos meses después.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario