Vox al desnudo

Vox no aporta. Su discurso del odio tiene las patas muy cortas y mientras en los pocos días que llevamos de gobierno de izquierdas ya disfrutamos de mejores pensiones y salarios mínimos más dignos, la formación de Santiago Abascal continúa arremetiendo contra colectivos como el LGTBI, con un Iván Espinosa de los Monteros cada vez más nervioso, pareciendo anhelar tiempos muy oscuros en los que, según él, "hemos pasado de un extremo a otro. De pegar palizas a los homosexuales a que ahora esos colectivos impongan su ley".

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario