Torturas tras los goles de Marruecos

No, no todo el mundo árabe estaba anoche con Marruecos. Ni siquiera toda África. La razón es simple: el reino de Mohamed VI es una potencia invasora que, para convertirse en ello, ha arrasado con el pueblo saharaui, bombardeándolo con napalm y fósforo blanco en el pasado, y torturándolo y asesinándolo en la actualidad, esta misma semana, sin ir más lejos. Cuando los propios jugadores marroquíes cantan en el autobús de regreso de un partido "el Sáhara es mío, el Aiún son mis ojos, esta tierra me pertenece…", ¿quién con un mínimo de humanidad y decencia puede apoyar a tal equipo?

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario