España no es Grecia... pero hay que ver cómo nos parecemos

Europa mira hoy de reojo a Grecia, aunque no se atreva a hacerlo directamente a los ojos. Desde Bruselas hay miedo a una victoria de Syriza en la primera ronda de las elecciones presidenciales y, precisamente por ello, su maquinaria propagandística ha comenzado a mover sus engranajes. El propio presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha tenido la desfachatez de desplegar una estrategia del miedo entre los griegos, atemorizándoles con sacarles él mismo del euro si el partido de Alexis Tsipras se hace con el poder.

Precisamente Juncker, que es el primero que tendría que haber salido por la puerta de atrás de la Unión Europea después de su implicación directa en el escándalo de LuxLeaks (y que si sigue ahí es, paradójicamente, gracias al apoyo socialista). Juncker es un perfecto reflejo de lo que ha sido la política dictada por Bruselas -o sea, por Merkel- a Atenas: mientra se declara "amigo de los griegos", lo que han propiciado sus planes de austeridad ha sido miseria y desgracia.
Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario